Ven a degustar los mejores productos extremeños

Para saber más

Jamón & Salud

A lo largo de la historia la carne de cerdo cobró una gran importancia por un principal motivo: la facilidad de conservación y almacenamiento a través de embutidos. La gran tradición mediterránea de jamones y embutidos es de origen romano y griego, y así lo demuestra nombres como longaniza y salchicha que vienen de los embutidos romanos lucanica y salsicius.

La Dieta Mediterránea es un concepto que va más allá de la utilización de determinados ingredientes o recetas, y encuentra su pleno sentido cuando se asocia al clima, la geografía, las costumbres y los modos de vida de los pueblos del Mediterráneo.

Hoy, la comunidad científica internacional reconoce las ventajas del consumo generoso de aceite de oliva, legumbres, frutos secos, pastas cereales, frutas, verduras, derivados lácteos y pescados, y el uso moderado del vino, cava y carnes frescas y curadas. Algo que ratifica lo que las generaciones pasadas ya habían descubierto hace cientos de años.

Una referencia clave para disfrutar de esta dieta es el jamón ibérico. No sólo es sabroso y suculento, sino que sus propiedades específicas lo definen como un alimento único en el mundo.
El jamón ibérico de bellota es un alimento bajo en calorías y con un gran rico aporte de vitaminas, además de contener un 50% más de proteínas que las carnes frescas. Debido a su proceso de curación, totalmente artesanal y natural, nuestro jamón es un alimento puro y aséptico cuya carne no sufre ningún tipo de manipulación. El jamón ibérico de bellota es algo más que un producto gastronómico, es un delicatessen con innumerables virtudes. Además de ser un placer para nuestro paladar actúa beneficiosamente sobre nuestra salud.

El jamón es antioxidante y tiene un alto contenido en vitamina E. Tomarlo junto al tomate dobla sus efectos beneficiosos. La calidad de la grasa del jamón ibérico de bellota es excelente, predominando en su composición el ácido oleico (con niveles superiores al 50%), característico del aceite de oliva. Esto facilita la producción de HDL (“colesterol bueno”) en el organismo, reduciendo al mismo tiempo el LDL (“colesterol malo”)

Por tanto su consumo moderado ayuda a mantener un adecuado nivel de colesterol y previene las enfermedades cardiovasculares.

Ofrece un generoso aporte de vitaminas del grupo B, especialmente la B1 y B2; tan sólo 100 gramos de jamón proporcionan el 24% del consumo diario recomendado de esta vitamina. Es rico en hierro, magnesio, zinc y calcio, pero sobre todo en fósforo, aportando el 30% del consumo diario recomendado. Es un alimento recomendado para dietas hipocalóricas ya que 50 gramos de jamón ibérico de bellota, tan sólo aporta unas 150 kilocalorías.

Con el jamón ibérico de bellota, cuidar tu salud es un placer.

¿Qué significa Jamón de Pata Negra?

Este término sólo habla de la procedencia de una raza con pezuña negra, no necesariamente ibérica, ni de una determinada calidad como comúnmente se cree. De hecho, existen cerdos ibéricos de otras tonalidades.

¿Qué entendemos por Jamón Serrano?

El jamón serrano es un jamón procedente de un cerdo blanco cuya alimentación está basada en piensos y cuya curación oscila entre 7 y 16 meses. Gastronómicamente el jamón serrano está menos valorado que el jamón ibérico.

¿El jamón es salado? ¿Es duro y seco?

El jamón es sabroso pero no salado. En cuanto a la dureza, el jamón debe presentar un punto óptimo de curación, nunca demasiado (dependiendo de las partes del jamón). Una de las diferencias entre un jamón serrano y uno ibérico es la fluidez de su grasa. El ibérico debe presentar siempre un aspecto menos seco que el serrano y mucho más brillante.

¿Qué son las pintas blancas que aparecen en el Jamón?

En los jamones ibéricos suele ser frecuente la presencia de unos puntitos blancos que asemejan alteraciones en el producto. Sin embargo, estos puntitos son la cristalización de la tirosina, un aminoácido de las proteínas, que es considerado por los maestros como un aval de calidad, fruto de una larga y reposada maduración en las bodegas y de los paseos del cerdo por las dehesas.

¿Qué diferencia hay entre una paletilla y un jamón?

Los jamones se extraen de las extremidades posteriores del cerdo mientras que las paletillas de las anteriores, de ahí su diferencia de tamaño, peso y tiempo de curación.

¿Donde se encuentran los 7 gustos
del jamón?

Se esconde en las distintas partes que tiene un jamón,en la Maza hay 3, en la babilla 2 y la cadera 2 en los que tienes que sacar con el cuchillo.
Cuales son los Sabores 5 son:

Dulce, Salado, Amargo, Acido, UMAMI

¿Qué es el UMAMI?

Es el quinto gusto de la humanidad y que lo contienen muchos alimentos .como el queso parmesano,las algas,el atún seco,el tomate,el jamon de bellota, etc.. Lo descubrió el japonés y profesor Kikunae IKEDA fue comercializado en 1909 por primera vez. Ver libro.UMAMI en el mundo.

¿Como catar un buen Jamón?

VISTA

La primera vez que nos enfrentamos a un jamón es a través del sentido de la vista. Es importante que el jamón se mantenga a temperatura ambiente a la hora de cortarlo, ya que la grasa intramuscular estará a temperatura ambiente, líquida, eso permite que se extienda por la superficie del jamón cuando se va a proceder a cortarlo, lo que nos facilita este proceso. Una de las características de calidad es el vetado (grasa intramuscular) que se observa en el jamón a simple vista al cortarlo. La grasa que recubre toda la superficie del jamón es de color amarillo, con mayor o menor intensidad según cada proceso de maduración. Una grasa demasiado amarilla nos indica matices de sabor rancio. El color de la grasa en las zonas internas de la pieza debe ser blanca/rosada/ligeramente amarilla. Esas tonalidades de la grasa interna son indicadores de la calidad del jamón; cuanto más fluida y abundante sea, mejor será el jamón; y mejores cualidades tendrá en boca.

OLFATO ,GUSTO y TACTO.

Según realizamos el primer corte debemos acercar la nariz a la pieza; ahora se descubren esos aromas tan característicos intensos, agradables y equilibrados. Es necesario además de olerlo, probarlo; ahí interviene el sentido del gusto. El jamón tiene que estar sabroso pero no salado. Cuando introducimos una rodaja de jamón en la boca explosionan los sentidos……. se desprenden las sustancias volátiles olorosas que inundan nuestra nariz y boca, esto se llama ‘flavour’.

Podemos analizar la persistencia, que es un flavour constante y continuo; intensidad, rancidez, el aroma a curado tan característico de este producto. En la boca, al masticarlo, podemos experimentar distintas sensaciones; de sequedad, porque tenga demasiado tiempo de curado; Jugosidad, la humedad que se produce cuando masticamos junto con el efecto de fluidez de la grasa, son los dos factores que componen la sensación de jugosidad. Cuanta mayor jugosidad presenta una pieza, mayor calidad se le atribuye al jamón; Dureza, una dureza excesiva no es agradable debe presentar un punto óptimo de curación, nunca demasiado.

¿A que temperatura se consume el jamon?

El jamón debe consumirse a temperatura ambiente para disfrutar todos sus matices sensoriales. Si el jamón ha sido cortado y guardado en la nevera o es un pack loncheado, es recomendable sacarlo de la nevera una hora antes para que coja la temperatura correcta para su degustación.
Conservación: El jamón debe mantenerse en un lugar fresco y seco, de esa forma mantendremos intactas sus cualidades. Hay que evitar colgarlo al aire libre.